Las ventajas de los simuladores en la formación en seguridad

Los simuladores son una forma segura de obtener experiencia práctica en situaciones de riesgo

La era digital está transformándolo todo: la forma en que nos comunicamos, trabajamos y vivimos nuestras vidas. Y también la formación en materia de emergencias. Tiene que reflejar las necesidades modernas, y para hacerlo adoptamos soluciones de vanguardia, como los simuladores.

Se introdujeron simuladores para imitar situaciones y escenarios que no se pueden reproducir de manera fácil y segura. Una máquina nunca puede reemplazar la formación práctica, pero los simuladores son un excelente recurso cuando se combinan con las clases tradicionales.

Experiencia práctica en circunstancias peligrosas

Antes de que se introdujeran los simuladores, ciertos escenarios de emergencia eran demasiado peligrosos para recrearlos en el lugar de trabajo. Sin embargo, los simuladores permiten que los peligros se recreen de forma segura para perfeccionar las habilidades de los delegados y su capacidad de evaluar las situaciones.

Cuando los empleados y los equipos de respuesta ante emergencias ya han sentido la presión de situaciones de riesgo en condiciones difíciles y han aprendido a reaccionar, es mucho más probable que actúen de forma segura y correcta en casos de emergencia reales, garantizando su seguridad y la de sus compañeros.

Formación flexible y adaptable

Los simuladores hacen que sea fácil adaptar el nivel del curso a la experiencia del delegado. Las simulaciones se diferencian ostensiblemente si son de un curso básico o de actualización. Esta flexibilidad permite a los delegados desarrollar constantemente su propio nivel de experiencia de acuerdo con las responsabilidades de su trabajo.